miércoles, 17 de junio de 2009

Pajaritos en la cabeza


"Empecemos a mirar a los ojos viendo el alma, a sonreir porque sí, entregando una lámpara encendida en la sonrisa, a acercarnos a los otros sin un motivo importante o por el más importante de los motivos: querer conocerlos, querer quererlos.

Y así, los otros dejarán de ser los otros para ser mis amigos.

Y el mundo tendrá la tibieza que impida que sigan enfriándose y perdiéndose los más valiosos sentimientos del ser humano, los que lo hacen estremecerse, llorar, reír, darse, recibir."

Pajaritos en la cabeza, Poldy Bird

Ya estoy disfrutando tu regalo, más valioso si cabe sabiendo de cuan lejos viene. Y sabiendo quién lo manda. Gracias por recordarme la importancia de esos valiosos sentimientos. Y gracias por impedir que se pierdan.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bueno ha sido encontrarte, Salva, y darme la posibilidad de conocerte!
Ése es mi regalo y lo disfruto a diario.
Un gran beso con abrazo desde una Buenos Aires muy fría.

lunes dijo...

recuerda, pajarico dentro de la cascara amarga, siempre hay un piñon rojo.

el escalador dijo...

por cierto, creo que de ahora en adelante no se le puede perdonar que se valla a escalar, es mas si se fuese a escalar seria para matarlo.no crees amigo, cuac, cuac, cuac quiero ser pastor de patos, o mejor de ocas morunas.

angie dijo...

los pajaritos en la cabeza terminan viéndose por las orejas, uy