martes, 6 de mayo de 2008

El sueño continúa...


Una mágica ciudad, de noche...un personaje sacado de un vídeo musical en evidente estado de embriaguez que trata de gestionar sin éxito...una chica a la que sólo se le puede besar en un lado de la cara porque le han sacado las muelas del juicio...un Don Ángel triunfatore...una vuelta a casa totalmente onírica...una chica con un carrito de bebé avanzando a una velocidad desorbitada hasta que logra darnos alcance...un cigarrillo inexistente...el ahora conocido como "Cuarteto de la muerte" (por no llevar cigarrillos, se entiende)...un dueño de bar borracho...su mujer también borracha...el niño del carrito también borracho...el niño del carrito que resulta ser una niña...un concierto al que no vamos...un concierto que impide dormir a los vecinos porque están hasta las siete de la mañana sin parar...y paro ya de contar...


Todo es posible en Córdoba...


¡Ríase usted de Fresas Salvajes de Ingmar Bergman!

6 comentarios:

PAF dijo...

Me he bajado ya de la furgo para contemplar tus calles en este blog, y lo primero que encuentro es esa evocación de un gran momento... Impactante!

raul dijo...

Salvatore, aquí uno de los del cuarteto. Tiene todo el arte tu comentario, me dijo Pablo esta mañana que lo mirara. Ya se que no hubo concurso de frases, no puede ser, última vez que pasa esto. Ya se que lo pasasteis bien... Viva el cuarteto, somos unos afortunados, nunca más nadie vivirá algo así, estoy convencido jajaj

angie dijo...

esas son las cosas que dan sentido (o sinsentido) a la vida, el surrealismo andando por la calle, vestido de pantalón, dibujando eses, por supuesto automáticamente, e invocando en la noche y sin saberlo a andrebreton, que abrió una puerta (otra más)de par en par a la locura-cordura. ¿entraremos?

Antonio Sánchez dijo...

Entremos... e invoquemos también a Tristan Tzara y probemos su "cadáver exquisito"... En fin, queridos, ¿quién me lo iba a decir? Navegando yo en el surrealismo y otras vanguardias... El cambio de rumbo está ya consumado: lo de Satantango es ya casi más un deseo que una simple curiosidad. ¿Qué será lo siguiente???

SaLvAtOrE dijo...

Si supiera lo que va a suceder mañana no tendría sentido estar vivo...me encanta esta sensación de que todo puede ocurrir, de no saber que pasará mañana...y pronto, querido amigo Antoine podrás disfrutar de una película de siete horas de duración (¿quién te lo iba a decir...?) Gracias Pablo, Raulen (qué pena no compartir más tiempo contigo en Córdoba, espero que el libro que leiste mereciera la pena), Angie y Antoine por dejar aquí vuestro sello...

Elefthería dijo...

"Fuera de allí,en ninguna parte he vuelto a encontrar el gusto de aquel aire,el sabor de aquel agua, aquel dorado del cielo y aquella dulzura de la sombra.
Córdoba no se explica,no se describe; habría que haberla sentido como yo la sentí cuando mis sentidos se despertaron."

MAIMONIDES.

Lo más impresionante de estos genios,es que aquí esté una cordobesa de adopción sintiendo lo mismo que Maimonides sintió casi ocho siglos antes. Y aunque ya nada es como fué, al menos conocimos los coletazos de "la ciudad de los sentidos"...,en mis años de Universidad en la judería, haciendo novillos por sus callejas,cuando no,compartiendo un fino...en la intimidad de sus tabernas.

Tenía que estrenarme en tu blog, y qué mejor que dentro de mi Córdoba.