domingo, 8 de junio de 2008

Tu vida en 65 minutos



"El ciclo de una lavadora visto como el ciclo de la vida. Vacía y llena y vacía y llena. A veces, merece la pena gastar energías por sólo cinco camisetas, si de verdad uno quiere ponérselas. A veces, merece la pena revisar buscando sólo pequeños detalles que expliquen todo: el orgullo de un partido ganado, la necesidad de recuperar un hermano perdido, un centro comercial que huele a tanatorio, un grupo de prostitutas que inspiran una declaración de amor, un apodo cariñoso que se repite en la oscuridad de la sala de un cine...

La aceptación de la vida y la muerte, sin más. Sin grandes dramas. Una gran desmitificación, desde luego. Un coche en un túnel de lavado con una luz blanca al fondo. Comprender, eso es todo. Disfrutar.

El mérito de Albert Espinosa - guionista y autor de la obra de teatro del mismo nombre - y María Ripoll es meternos en esa lavadora cíclica, mezclarnos con el pantalón rojo, con la camiseta naranja, dejarnos girar junto a los calcetines y los calzoncillos y después sacarnos, mojados, arrugados, pero con unas ganas tremendas de salir al sol y secarnos.

Vivir. Con todas sus consecuencias. Vivir toda la vida en un solo instante, ver amanecer en una terraza, abrazando a la persona adecuada. Ser feliz; sentirse, por fin, completo. Tan feliz, tan completo… que no necesites nada más. Absolutamente nada."

Nada.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

La lavadora de la vida
siempre dando vueltas..
a veces llena de colores
otras medio vacia y oscura
siguiendo su ritmo,para luego centrifugar con fuerza y siempre dispuesta para volver a empezar de nuevo..
no te pares todavia
no dejes de funcionar
aún queda mucho detergente
mucho suavizante
y mucha ropa por lavar...
(bichitante 800)

Antonio Sánchez dijo...

Que sepas que me la estoy bajando... porque claro, yo ya SÓLO veo cine que me recomiendes tú...
No , si al final, me volveré cinéfilo.
Cuídate.

PAF dijo...

Nunca podré olvidar esa metáfora sublime de la lavadora. Me sugiere tanto... Tampoco creo que pueda haber un momento más cómico que el propiciado en la fiesta de despedida del fallecido... genial!
Todos vivimos vidas de 65 minutos, y durante las cuales las cosas y las personas se suceden y mezclan aleatoriamente.. (de nuevo los ecos del I ching)... lo mejor es aceptar esa carencia de explicaciones y leyes, como no las hay en los casuales encuentros entre las prendas mientras se lavan...

angie dijo...

(lávame en tu lavadora),
deja que el color se mezcle con el blanco
y cuando todo, al fin (y por fin) haya desteñido,
llámales, por favor,
diles que vengan,
que se vistan como quieran,
aquí tienes el óleo, el añil, la acuarela,
que se pinten,
ay, dalí, no te rías de dalí,
que sean el adobe de mali una vez,
la mano de la henna,
el cuerpo de los summa los guerreros,
el lienzo, el papel, la pared, la bóveda,
barcéló que sueña...
...y haremos una fiesta

Lupe García dijo...

Vi hace muy poco esa película, ya conocía a Albert Espinosa por "Planta 4ª. Pero no hablo más. Ya lo has dicho todo. Inspirado.

Luna* dijo...

A Esperar que no me pierda en esa lavadora.





BeSos Salvatore adamo JeJeJe.




www.fotolog.com/m____a____g____a

Tere dijo...

Yo también quedé impactada con la imagen de la lavadora, cuando comenté la película guardé esa imagen para el móvil, es una de las películas que recuerdo sin pretenderlo,es sorprendente,trepidante y da mucho que pensar.Un saludo

la chica del ático dijo...

Me encantó esta pelicula, y esta es una de las mejores críticas que he leido.

Dana O'hara dijo...

Si la película me robó el corazón, tu comentario sobre ella no se queda atrás. Gracias a la chica del ático por compartir tu link, y a tí por escribir tal genialidad.