viernes, 29 de agosto de 2008

El despertar de la lucidez



"Uno sabe pero se olvida de que sabe, esa es la manera de convivir con la lucidez. Pero la cosa se complica cuando uno no puede olvidar. El despertar de la lucidez puede no suceder nunca, pero cuando llega, si llega, no hay modo de evitarlo; y cuando llega se queda para siempre.

Cuando se percibe el absurdo, el sinsentido de la vida, se percibe también que no hay metas y que no hay progreso. Se entiende, aunque no se quiera aceptar, que la vida nace con la muerte adosada, que la vida y la muerte no son consecutivas sino simultáneas e inseparables. Si uno puede conservar la cordura y cumplir con normas y rutinas en las que no cree, es porque la lucidez nos hace ver que la vida es tan banal que no se puede vivir como una tragedia.

Es un don y un castigo, está todo en la palabra: lúcido viene de Lucifer, el arcángel rebelde, el demonio; pero también se llama Lucifer el lucero del alba, la primera estrella, la más brillante, la última en apagarse. Lúcido viene de Lucifer y Lucifer viene de luz y de ferous, que quiere decir “el que tiene luz”, el que trae la luz que permite la visión interior, el bien y el mal, todo junto; el placer y el dolor. La lucidez es dolor. El único placer que uno puede conocer, el único que se parecerá remotamente a la alegría, será el placer de ser consciente de la propia lucidez: el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar. En esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

El lúcido puede seguir viviendo mientras conserve el instinto de la especie, el impulso vital. Es muy posible que, con los años, esa fuerza oscura e instintiva se pierda. Es necesario entonces apelar a algo parecido a la fe; hay que inventarse un motivo, una meta que nos permita reemplazar el impulso animal perdido por una voluntad fríamente racional. Pero esa voluntad es muy difícil de mantener. De repente, sin motivo, se va, se apaga, desaparece. Es entonces cuando se sigue o no se sigue, se puede o no se puede. Y si no se puede no hay culpa. No importa el amor de los otros ni el amor que uno siente por ellos: si uno no sigue, todo sigue sin uno y sigue igual. Todo pasa, pasa la ausencia. Se conoce la muerte antes de morir, es un final antiguo, un final muy común, es un final deseado que se espera sin temor porque uno lo ha vivido ya muchas veces. Todo da igual."


Extraido de la película Lugares Comunes

2 comentarios:

PAF dijo...

Estoy tan de con esta cita que tan sólo escribo para ratificarla torpemente.
Lucidez es saber que no podemos saber nada cierto, que todo es provisional, y relativo (en cuestiones científicas..., el ser humano sólo conoce desde su visión humana ineludible, no podrá saber jamás si las cosas son así en otras dimensiones extra-humanas, no "sabrá" nunca nada, pues toda "verdad" es una construcción de los hombres), pero en cualquier otra cuestión, la incertidumbre es mayor... ¿Acaso hay alguna "certeza" posible en lo afectivo, emocional, artístico, psíquico, social, sentimental,ético o estético?
Por tanto, la lucidez es a veces, tan sombría y desesperanzadora, que no es extraño que muchos sabios hayan acabado suicidándose, cuando, como dice el texto, no pueden seguir.
¡Un homenaje a todos los lúcidos que prefirieron elegir el momento de su muerte, antes que vivir ciegamente aferrados al sucio vicio de respirar y contaminar el medio ambiente!
Se enciende mi mayor admiración hacia todos los suicidas alegres, no los amargados,... a aquellos que hartos (en el buen sentido) de disfrutar la vida, dijeron, como Alfonsina Storni "me voy a dormir".

nycticorax dijo...

Si te vas a suicidar, querido fontales, cosa que seria de todas formas innecesaria, llevate a un buen amigo que post-morten pueda ratificar que lo hiciste por amor al medio ambiente, por aquello de no contaminar, no se crean que fue en un ataque de lucidez, de todas formas pasate por casa antes, aver si con una buena fabada te cambia el aire y decides que vivir es, apesar de todo un acto de valentia. adios valiente.